El espacio debe estar libre de polvo, no demasiado húmedo y la temperatura no debe ser demasiado alta o demasiado baja. Cuando no lleve puesto su reloj durante mucho tiempo, guárdelo en un lugar con buena ventilación, póngalo en la caja que recibió en el momento de la compra o en uno similar. No guarde su reloj cerca de una fuente magnética ni lo coloque cerca de un teléfono móvil.