Al igual que con las monturas de gafas y accesorios, los iones metálicos de las partes metálicas de un reloj que se extraen por transpiración pueden causar irritación de la piel. Este tipo de reacción se clasifica como dermatitis alérgica de la piel, que es causada por metales como el níquel, el cobalto o el cromo. Estos metales se incluyen no solo en brazaletes de metal sino también en correas de piel (el cromo se usa para teñirlas).
Si experimenta una reacción alérgica, deje de usar el reloj inmediatamente y consulte a un dermatólogo. Con la asistencia de un médico, aclare qué metal causó la reacción alérgica e intente evitar seleccionar productos que contengan este metal. Para aquellos que son alérgicos al níquel o hipersensibles al acero inoxidable, recomendamos utilizar un reloj de titanio. Para obtener información sobre los productos Seiko hechos de titanio, comuníquese con un Centro de servicio autorizado Seiko.