Como la pulsera del reloj toca la piel directamente, puede dañarse o ensuciarse por la transpiración o el polvo. Le recomendamos que use un reloj con suficiente espacio como un dedo entre la pulsera del reloj y su muñeca.
La falta de cuidado puede acelerar el deterioro de la pulsera, causar irritación de la piel o manchar la manga. Siga las precauciones indicadas más abajo para mantener el mejor estado de su pulsera el mayor tiempo posible: 

Brazalete de metal:

Incluso los brazaletes de acero inoxidable desarrollan óxido debido a la corrosión / transpiración que se acumula entre los eslabones del brazalete. Esto pasa especialmente a las pulseras sólidas de alta gama con espacios estrechos entre los eslabones y pueden acumular fácilmente corrosión / transpiración. Este tipo de óxido puede causar una decoloración amarilla de su manga. 

Cómo limpiar:

Para evitar la oxidación, limpie la humedad, el sudor o la suciedad con un paño suave a menudo. Para lavar el brazalete, aplique detergente neutro (mezclado con un poco de agua) al brazalete metálico cuando se noten manchas en la superficie. Para suciedad persistentes, use un cepillo de dientes y elimine la suciedad que se ha acumulado entre los eslabones del brazalete. Proteja el cabezal del reloj de la humedad con una envoltura de plástico. Después de lavarlo, tenga especial cuidado de limpiar entre los eslabones del brazalete con una toalla y seque completamente el reloj.

Correa de piel:

Una correa de piel es más susceptible a la decoloración y al deterioro por la humedad, el sudor y la luz solar directa que el brazalete de metal. Las correas de piel pueden rasgarse o desteñirse. Se requiere cuidado constante y esto incluye las circunstancias en las que se usa el reloj. Absténgase de usar un reloj con una correa de piel mientras se baña, nada y trabaja con agua, incluso si el reloj es resistente al agua. Además, tenga cuidado al usar un reloj con una correa de color claro, ya que las manchas serán más visibles. 

Cómo limpiar:

Limpie la humedad y el sudor lo antes posible frotándolo suavemente con un paño suave y seco, y colóquelo en
un área bien ventilada después de retirarlo de la muñeca. No exponga su reloj a la luz solar por períodos prolongados (por ejemplo, en el tablero de un coche) ya que esto puede provocar decoloración / transformación / rotura de la correa
de piel de su reloj.
*Hay algunas correas con una parte posterior (o incluso la correa completa) de piel sintética, que es más resistente a la transpiración en comparación con una correa de piel genuina. Sin embargo, el cuidado constante de las correas es esencial, en cualquier caso. 

Correa de poliuretano:

Una correa de poliuretano es susceptible a la decoloración de la luz y puede deteriorarse por el contacto con solventes o humedad en la atmósfera. Si las correas permanecen húmedas y en lugares muy húmedos o están expuestas a la luz solar durante períodos prolongados, el deterioro puede acelerarse y pueden aparecer algunas grietas en la superficie de la correa. Además, una correa translúcida, blanca o de color pálido adsorbe fácilmente otros colores, lo que produce manchas de color o decoloración. Se debe prestar atención al estado de las correas de poliuretano, que a menudo se usan para deportes marinos o actividades al aire libre. 

Cómo limpiar:

Lave cualquier suciedad con agua y seque completamente con un paño seco (proteja el cabezal del reloj de las salpicaduras de agua con una envoltura de plástico).
* Cuando la correa pierde elasticidad, comuníquese con un Centro de servicio autorizado Seiko para reemplazarla por una nueva. Si continúa usando la correa tal como está, puede desarrollar grietas o volverse quebradiza con el tiempo.