Puesto que la correa del reloj entra en contacto directo con la piel, podría dañarse o ensuciarse con sudor o polvo. La falta de atención podría acelerar el deterioro de la correa, causando irritación cutánea o manchando las mangas. Siga las siguientes precauciones para mantener la correa en el mejor estado posible durante el mayor periodo posible:

Correa de metal:

Incluso las correas/brazaletes de acero inoxidable desarrollan óxido debido a la acumulación de corrosión/sudor entre los segmentos de la correa/brazalete. Esto es especialmente aplicable a los caros brazaletes sólidos con espacios entre los segmentos relativamente estrechos y que podrían acumular fácilmente corrosión/sudor. Este tipo de óxido podría causar una decoloración amarilla en el puño al sudar.

Método de limpieza:

Para evitar la aparición de óxido, limpie la humedad, el sudor o la suciedad con un paño suave cuando resulte conveniente. Para limpiar la correa, aplique detergente neutro (mezclado con algo de agua) a las correas/brazaletes metálicos cuando las manchas de la superficie sean evidentes. Para las manchas más grandes, use un cepillo de dientes y elimine la suciedad acumulada en los espacios de los segmentos de la correa/brazalete. Proteja el cuerpo del reloj de la humedad envolviéndolo en plástico, etc. Después de lavarlo, preste especial atención al secar los espacios de los segmentos de la correa/brazalete con una toalla y seque completamente todo el reloj.
* Algunas correas de titanio usan pasadores de acero inoxidable que duran más que los de titanio. Por lo tanto, incluso si la correa de su reloj está hecha de titanio, podría formarse óxido en las piezas de acero inoxidable. Si el óxido se extiende, los pasadores podrían salirse o caerse y la caja del reloj podría caerse de la correa o el cierre podría no abrirse. Si alguno de los pasadores se sale, podría lesionar al usuario. En dicho caso, no use el reloj y póngase en contacto con un centro de servicio autorizado de Seiko para que realicen las reparaciones.

Correa de cuero:

Una correa de cuero es más susceptible de decolorar y deteriorarse por la humedad, sudor y el contacto directo con el sol en comparación con las correas/brazaletes metálicos. Las correas de cuero podrían desgarrarse o desteñir. Es necesario cuidarla constantemente, lo cual incluye las circunstancias en las cuales se usa el reloj. Evite usar relojes con correas de cuero mientras se baña, nada y trabaja con agua, incluso si el propio reloj es resistente al agua. Además, preste atención al usar relojes con correas de color claro, puesto que las manchas serán más obvias.

Método de limpieza:

Limpie la humedad y el sudor lo antes posible frotando suavemente con un paño suave y seco y colóquelo en un lugar bien ventilado después de quitárselo de la muñeca. No exponga el reloj a la luz directa del sol durante largos periodos (p. ej., en el salpicadero de un coche) puesto que podría causar la decoloración/transformación/rotura de la correa de cuero del reloj.
* Ciertas correas tienen la parte posterior (o incluso toda la correa) hecha de cuero sintético, el cual es más resistente al sudor en comparación con una correa de cuero genuino. En cualquier caso, todas las cajas requieren de un cuidado constante de las correas.

Correa de resina:

Una correa de resina es sensible a la decoloración causada por la luz y podría deteriorarse al entrar en contacto con disolventes o la humedad de la atmósfera. Si las correas permanecen mojadas y en ubicaciones muy húmedas o son expuestas a la luz directa del sol durante largos periodos, la velocidad de deterioro se acelerará y podrían aparecer grietas en su superficie. Igualmente, las correas translúcidas, blancas o pálidas absorben fácilmente otros colores, causando manchas de color o decoloración. Preste atención al estado de las correas de poliuretano, las cuales a menudo se desgastan al practicar deportes marinos o realizar actividades en el exterior.

Método de limpieza:

Limpie la suciedad con agua y seque completamente con un paño seco (proteja el cuerpo del reloj contra las salpicaduras de agua envolviéndolo en plástico, etc.).
* Cuando la correa pierda elasticidad, póngase en contacto con un centro de servicio autorizado de Seiko para que la sustituyan por una nueva. Si continúa usando la correa tal cual está, podría agrietarse o debilitarse con el tiempo.