"Los relojes de Seiko han sido diseñados para proporcionar un servicio preciso y fiable durante largos periodos. Sin embargo, al igual que cualquier otro dispositivo de precisión sensible, deben someterse periódicamente a servicio para garantizar su correcto funcionamiento. La frecuencia de dicha tarea depende del clima y del cuidado general del reloj aplicado por el propietario, sin embargo, le recomendamos solicitar el servicio de su reloj aproximadamente cada tres años en un centro de servicio autorizado de Seiko.

El desgaste de las piezas móviles y el envejecimiento del aceite en el interior del movimiento podrían causar que el reloj se atrase o se detenga. Por lo tanto, nuestros especialistas técnicos inspeccionarán el reloj en busca de piezas desgastadas que necesiten reparación o sustitución y las piezas desmontadas serán limpiadas y engrasadas. Además, la resistencia al agua de un reloj no está garantizada permanentemente. Está influenciada por el envejecimiento de las juntas y la deformación de las piezas debida a golpes accidentales. Puesto que el deterioro de las juntas puede causar la aparición de óxido o humedad en el interior del movimiento, se recomienda comprobar periódicamente la resistencia al agua para garantizar su funcionalidad."